Sin duda, un producto que se merece el premio del cacahuate de oro al mejor diseño de empaque.

Porque sí, amigos, el packing también comunica.

B.