Dejar ir.
Dejar ir el deseo malgastado.
Dejar ir el deseo del sinsentido.

Ese deseo de tener, 
lo que se cree que se tiene,
pero que nunca se ha tenido.

Dejar ir el deseo, la lujuria,
la pasión carnal que no existe.

Dejar ir,
para dejar de tener una X en la frente.
Para que lo que es carnal sea en la carne,
no sólo en la mente.

B.

Deja una respuesta