Imagen de una simulación 3D de un mineral.
Imagen: Braňo.