Categorías
Archivo morgue Mi selección de TED Talks

Sólo se necesitan 30 días

Cambiar o generar un hábito, es cuestión de hacer lo que uno quiere hacer, por un mes seguido.

Sólo se necesitan 30 días para formar un nuevo hábito. O al menos eso es lo que nos dice Matt Cutts en su TED Talk.

Aunque la plática ya tiene algunos ayeres, (data del 2011), no deja de ser una de las pláticas más amenas que he visto de este tipo. Y sin duda, una de mis favoritas.

En su exposición, Cutts cuenta cómo al haberse sentido atrapado por la rutina, se inspiró en Morgan Spurlock, (sí, el tipo de Super Size Me), para intentar hacer algo nuevo por 30 días.

La idea es bastante simple. Piensas en algo que siempre hayas querido hacer durante toda tu vida y lo intentas por los próximos 30 días. Así. Como salga.

Hay que recalcar esto, porque es muy importante. Ni siquiera tienen que salirte bien las cosas, dado que estás comenzando. Simplemente haces lo que quieres, tal cual, durante 30 días seguidos, sin interrupciones.

Tal como lo explica en el video, 30 días es la cantidad de tiempo justa para añadir un nuevo hábito o quitarlo. Como en su caso, cuenta, lo fue trasladarse en bicicleta al trabajo, escribir una novela o dejar el azúcar, entre otros ejemplos.

Cutts relata que al final de este ejercicio se dio cuenta de tres puntos importantes:

  1. Su percepción del tiempo se volvió más memorable, en vez de que sólo se le pasara volando.
  2. Su confianza aumentó, ya que primero comenzó con hábitos sencillos y poco a poco fue dominando retos que en su momento le parecieron más complejos.
  3. Y por último, pero no menos importante, descubrió que si uno quiere algo lo suficiente, puede hacer cualquier cosa durante 30 días (o más, evidentemente).

¿Sus resultados fueron siempre exitosos? Por supuesto que no. Como cuenta en el caso de escribir una novela propia. ¿Es una gran novela? Noup. Es malísima. ¡Lo escribió en un mes! Pero por el resto de su vida, ¡ya puede presumir que escribió una novela!

El punto medular de todo esto es que cuando una persona hace cambios pequeños, sostenibles y que puede seguir haciendo, va a haber más posibilidades de que se realicen.

No hay nada de malo en los retos grandes y ambiciosos. Pero como es de esperarse, es más difícil que puedan afianzarse.

Seguramente algunos de ustedes han escuchado que un hábito se forma con sólo 21 días y en otros casos, habrán escuchado que se tarda hasta 66 días. Esto es muy variable en cada persona debido a factores como la insistencia, perseverancia, habilidades, personalidad e interés. Por lo que en perspectiva, 30 días no suenan tan descabellados.

Y en conclusión, eso es. Resulta que todo lo que uno tiene que hacer, es hacer eso que uno quiere hacer, durante un mes. El secreto, es simplemente no irse a dormir hasta que no hayas hecho tu acción del día. Puede que un día quizás duermas menos, pero conseguirás lo que quieres.

Como bien dice Cutts, los próximos 30 días de nuestras vidas van a pasar sí o sí. Entonces, por qué no pensar en probar algo que siempre se haya querido probar y darle una oportunidad.

Sin más, la plática:

Vía: TED Talks.

Saludos.

B.