Categorías
Emprendimiento Filosofía de vida Journal

Esa loca, loca, loca brecha entre picar piedra y alcanzar la cima

En todas las carreras profesionales, entendiéndose esto como la combinación del tiempo de vida laboral más el camino vocacional que uno se proponga, existe un lapso entre un punto A y un punto B, que resulta sumamente variable de acuerdo al contexto de vida que se tenga en un determinado momento.

El punto A, es sin duda, el inicio de esa carrera. Ese punto en donde, por lo regular, uno se desvive en un trabajo con funciones operativas y un pago muy bajo, tanto monetario como emocional, a cambio de obtener un aprendizaje. A cambio de obtener experiencia.

Con el tiempo y la práctica, uno va afinando esa experiencia y poco a poco se va consiguiendo lo que en el mundo laboral se le conoce como “el expertise“. Este expertise, hasta donde sé, sólo se consigue con la practica diaria y constante. “Las horas de vuelo”, que les dicen. Desafortunadamente aún no he podido conocer a alguien, ni experimentar en carne propia, que un certificado o un diploma otorguen esto.

A todo este tiempo de esfuerzo continuo, de iteraciones de práctica y aprendizaje, de pruebas y errores, se le conoce como “picar piedra”. Esa metáfora burlona, pero bastante acertada, de que para encontrar diamantes, primero se tiene que viajar hasta las obscuras entrañas de la tierra, ensuciarse las manos y trabajar a marchas forzadas, para con el sudor de la frente, extraer toneladas y toneladas de carbón. La recompensa está en el largo plazo.

Por el otro lado, en el imaginario popular, el éxito siempre tiene otra visión. El éxito es, por lo regular, la imagen de la cima de la montaña más alta. Un lugar, tanto literal como figurativamente, inalcanzable. Sólo asequible para aquellos que son héroes. Aquellos que persistieron y resistieron. Que nunca se detuvieron. Para los que se atrevieron.

Sin embargo y a favor, hay que decir que en la práctica, la idea del éxito es muy diferente de acuerdo a cada una de las personas. Ya lo dice el refrán: “Cada cabeza es un mundo”. Habrá quien defina su éxito como fama y dinero. Habrá quién lo defina como un carro, una casa, un perro, una esposa e hijos. Habrá quien lo visualice como un bar propio en la playa. Sea cual sea la idea, ése es justo el punto B del camino.

Entre ambos puntos, quizás lo más recomendable es disfrutar del camino. No lo dudo. Pero también, es en ese camino en donde uno está hundido en trabajo y además, “hay que dar el 120%”. Estás saturado 18 horas diarias y el día sólo dura 24. E incluso, aunque trabajes de manera efectiva, a veces eso sólo alcanza para cumplir, quedándote corto en dar el siguiente paso.

A todos los que estamos en ese camino, a veces nos parece que vamos solos. Pero afortunadamente no es así. Yo te estoy platicando de esto y tú me estás leyendo hasta este punto porque creo que algo te hizo sentido. Felicidades. Vamos juntos.

Sin importar cuál sea tu expectativa propia, algo que pienso, hace bastante sentido, es aspirar a una labor en la que entre más alto se llegue, más ejecutivo, político y filosófico, sea el trabajo a realizar.

Sin embargo, en el mientras tanto, en el transcurso de pasar de una labor operativa a una cada vez más ejecutiva, no está de más justo filosofar, reflexionar y diseñar las cosas como si ya se estuviera ahí. Para comenzar a acostumbrar a la mente a ese contexto que se quiere alcanzar. Y evidentemente, resolver cuando sea el tiempo de resolver. Después de todo, no se alcanza la cima, sin antes salir de la mina.

B.