Categorías
#Destacado Emprendimiento Estrategia empresarial Journal Planeación y productividad

Cómo hacer objetivos SMART

En una ocasión anterior, platicaba cómo hacer una planeación anual para un negocio o empresa. Sin embargo, varias personas me pidieron que por favor profundizara en el tema de los objetivos SMART. Y dado que este es un tema muy importante, no está de más ahondar un poco al respecto.

Información sobre los objetivos SMART, afortunadamente, se puede encontrar de sobra. Así que como preámbulo, creo que sólo me queda resaltar eso que muchos ya saben. SMART significa inteligente en inglés y es una abreviatura que resume el modo en que se formulan estos objetivos, encaminándose justo, a trabajar de esa manera.

Algo muy bonito que ofrece poner en práctica estos objetivos, es que técnicamente puedes conseguir cualquier cosa que quieras o te propongas. Y si no lo logras, entonces, tras analizar de vuelta el planteamiento, podrás conocer los puntos de oportunidad o áreas de mejora que necesitas ajustar para una próxima ocasión.

Para definir un objetivo SMART, primero hay que conocer qué significa cada letra de las siglas que conforman esta palabra:

SEspecífico (Del inglés “Specific”)
MMedible
AAlcanzable
RRelevante
TEn un tiempo determinado
Objetivo SMART.

Hasta aquí nada del otro mundo. Lo importante es saber cómo llenar cada una de las casillas. Cada una se determina respondiendo las siguientes preguntas:

S¿Qué se quiere? Respondiendo de la manera más concreta posible con un verbo infinitivo (ar, er, ir).
M¿Qué tenemos que alcanzar? Enunciando siempre con un número, cifra o porcentaje.
A¿Cómo se va a lograr? Haciendo de manera general, una lista con las actividades a realizar para conseguir lo específico.
R¿Por qué esto es importante? La pregunta lo dice todo. ¿Qué interés hay detrás de lo que buscamos? Es lo que nos motiva a hacer las cosas para lograr lo que queremos alcanzar.
T¿Para cuándo debe estar cumplido este objetivo? Se enuncia un tiempo determinado o una fecha específica para revisar si alcanzamos nuestra meta.
Formulación de cada casilla de un objetivo SMART.

Este ejercicio se puede hacer tanto para objetivos de negocio como objetivos personales. Por ejemplo:

SQuiero bajar de peso,
M5 kilos al menos,
Aasistiendo al nutriólogo una vez al mes, haciendo ejercicio 30 minutos diarios y dejando el azúcar,
Rporque quiero sentirme bien en mi persona,
Tpara mi cumpleaños el 4 de julio del 2021.
Ejemplo de objetivo SMART.

La magia sucede cuando lees de corrido lo que enunciaste en cada casilla. “Quiero bajar de peso,5 kilos al menos, asistiendo al nutriólogo una vez al mes, haciendo ejercicio 3o minutos diarios y dejando el azúcar, porque quiero sentirme bien en mi persona, para mi cumpleaños el 4 de julio del 2021“. Todo hace muchos más sentido, ¿cierto?

De esta manera, un propósito en mente ya no se queda corto. Vamos más allá de lo que simplemente se quiere hacer y pasamos a tener una pequeña hoja de ruta que nos facilitará entrar en acción.

Algunos puntos importantes sobre los objetivos SMART

Algo que funciona bastante bien en la práctica, es procurar no poner en marcha más de 3 objetivos SMART al mismo tiempo. ¿Por qué? Porque si bien los objetivos SMART plantean algo que se quiere conseguir, para lograrlos siempre se van a necesitar de recursos. Básicamente TAD: Tiempo – Atención – Dinero. Resulta lógico pues, que entre más objetivos se tengan, los recursos se fragmenten más y más, de tal manera que no sean suficientes para echar a andar las acciones encaminadas a conseguir lo que se busca.

Por otra parte, es muy probable que encuentres que existen los objetivos SMARTER o “más inteligentes”. Estos no son otra cosa que los mismos objetivos SMART que acabamos de ver, más uno o dos puntos que algunas personas agregan porque así lo creen conveniente.

En estos casos, la E puede significar varias cosas dependiendo el contexto. En algunos casos es “Excitante” o “Emocionante”. En otros, significa “Ecológico” y/o “Ético”. Lo mismo pasa con la segunda R. Hay casos donde significa “Recompensa” o “Retador”. Incluso he visto que algunas personas indican la E como “Evaluación” y la R como “Re-evaluación”. Sin embargo, reitero, estos puntos adicionales no son obligatorios y es opcional que los consideres de acuerdo a tu panorama. Los que sí o sí se deben en tomar en cuenta son los SMART.

Por último y como no puede ser de otra manera, formular objetivos SMART siempre es un gran paso. No por nada sirven como un faro de guía para alcanzar cualquier cosa que uno se proponga. Aún así no hay que perder de vista, que ya bajado un plan con estos objetivos, el resto queda en el terreno de poner todo en marcha a través de tomar acción.

Tengo algo para ti

Espero que con esta información puedas conseguir cualquier cosa que te propongas. Por eso, nuevamente, adicional a la guía de la planeación anual de la vez pasada, en esta ocasión te comparto una plantilla para que puedas formular tus objetivos SMART. Ya sabes que sólo tienes que dar click en el botón de descargar.

B.